sábado, 20 de octubre de 2012

BARBERÍA ( EN LA PELUQUERÍA ) ERICH HECKEL

BARBERÍA ( EN LA PELUQUERÍA ) 1912-1913
Barberia ( en la peluqueria )
óleo sobre lienzo 95 x 72 cm
Halle, Fundación Moritzburg, Kunstmmuesum des Landes Sachsen Anhalt



En la barberia está sentado estoicamente un hombre . ¿ Se trata tal vez del propio pintor? Sin embargo, su pétrea fisonomía encima del gélido mantón parece muy extraña . Su rígido perfil con el ojo de basilisco se enfrenta a un rostro fantasmal descompuesto en el espejo . Se deja cortar el cabello por un peluquero muy flaco que no sabe como colocarse . Como un comediante  va y viene por detrás del cliente con cara mustia . Al fondo, espera , pálido y pensativo , un segundo cliente. Las cabezas de los tres personajes destacan con su angustiada palidez sobre la oscuridad verdosa del lóbrego local, dibujando un triángulo casi equilátero . El brazo levantado y doblado del protagonista dinamiza esta escena pictórica imaginaria, secundado por dos espejos de pared distorsionados por la perspectiva. Parece un esfuerzo interior excesivo para un acto rutinario.


Este cuadro muestra una de las pocas escenas de la vida cotidiana que pintó Heckel en Berlín . A diferencia de kischner , que se sentía atraído por la magia del bullicioso ajetreo urbano, el melancólico amigo apenas se interesaba por la vida pública de la gran ciudad . Pero con todo ello se materializó su peculiaridad artística . Las composiciones se tornaron más duras y los mensajes más condensados: figuras trágicas rodeadas de contornos angulosos . El brillante colorido lleno de contrastes de la época de Dresde se enturbió con graves pinceladas para acercarse a un tono básico de color férreo . La triste melancolía de lúgubres locales sustituyó a la franca alegría , de los paraísos naturales.


El mundo pictórico se vio cada vez más inquietado por figuras solitarias , doloridas, enfermas. Los rostros petrificados y los cuerpos desgarbados reflejan un profundo pesimismo . La prolongación de la imagen humana conllevaba una espiritualización de la forma . Este gesto ascético fue fruto de la amplificación típica del grabado en madera .La deformación "gótica "del espacio y la figura intensificó la expresión espiritual.

En el campo visual se inmiscuyó con más fuerza la imaginación , en la que asomaron-sin saberlo y sin quererlo -reflejos de la gran ciudad. Los años 1912 -1913 en Berlin representaron un hito en la obra de Heckel . Tan solo en 1913 , ya liberado  de la carga de la organización de Brücke pintó unos 80 cuadros . Un año antes  adquirió notoriedad pública con el homenaje encargo de decorar las paredes de la capilla para la Exposición Sonderbund en Colomia. Pintó el cuadro Barberia en esa época para variar de  tema e intensificar el contenido a partir de una acuarela y un grabado de 1912 . Al dorso aparece el cuadro Leñadores en Caputh , fechado en 1913. Del escenario radicalmente reducido de la peluquería en acuarela , con el buril se extrae una expresión exagerada en tono burlesco.La  grotesca hipérbole del cuadro da pie a una seriedad rayana en lo absurdo . La atmósfera  oscila ambiguamente entre el fatalismo y la violencia soterrada .

 El pintor se deja la piel en el intento de dar sentido a lo objetual que para él sigue siendo , a diferencia de para los cólegas artistas de Der Blaue Reiter , un principio inamovible. En 1926 el cuadro fue adquirido por la Stäatliche Galerie Morizburg de Halle. En 1937 fue incautado durante la campaña contra el " arte degenerado " y en 1940 lo adquirió por 30 dólares el marchante Ferdinand Möller . Alojado de nuevo en Morizburg  desde 1948, la Barbería pertenece legalmente al ayuntamiento de Halle desde 1997 , a raíz de la donación  por parte de la Fundación Ferdinand Möller con motivo de la recuperación del cuadro de  Kischner Desnudos en el bosque junto a la playa por 22 millones de marcos alemanes.



Mercedes Tamara Lempicka
20-10-2012



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada